0

Otro joven muere víctima del sistema penal

COMUNICADO DEL FORO POR LA NIÑEZ

Desde el Foro por la Niñez, organización que trabajó hace ya más de 10 años en la creación del Sistema Penal Juvenil en provincia de Buenos Aires para terminar con el Patronato de Menores y garantizar un proceso justo para pibes que trasgreden la ley penal, decimos una vez más que seguimos lejos de alcanzar en la práctica los postulados internacionales en la materia, y continuamos denunciando públicamente la crítica situación que atraviesa el Sistema. Su punto límite es el asesinato de Federico, un joven que se encontraba detenido en el Centro Cerrado Virrey del Pino, ubicado en el distrito de La Matanza.

Esto ocurre por la ausencia de una política de niñez efectiva al tiempo que se produce un avance del Servicio Penitenciario Bonaerense en los Institutos cerrados.

Federico tenía 19 años y fue asesinado el lunes 9 de abril por varios puntazos en la espalda. Otro joven que se encontraba con él fue gravemente herido. Esto ocurrió en circunstancias que deberán investigarse. Exigimos respuestas sobre este hecho inaceptable y reclamamos a los funcionarios Pilar Molina y Felipe Granillo que atiendan y escuchen a lxs trabajdorxs, a lxs defensores oficiales y a las organizaciones que venimos impulsando acciones judiciales y toda clase de denuncias como instrumentos para la defensa de los Derechos Humanos de nuestros jóvenes.

Una muerte evitable

Esta es una crónica de una tragedia anunciada. Se viene advirtiendo y no es la primera vez que sucede, además de muertes hay jóvenes lesionados en condiciones gravísimas. La intervención directa del Servicio Penitenciario es explosiva, obstaculizan los controles judiciales, niegan las advertencias de lxs trabajadorxs y disputan el control del encierro con del propio Organismo provincial de Niñez.

El Centro Cerrado Virrey del Pino depende del Organismo provincial de Niñez, pero desde hace tiempo comenzó a ingresar el Servicio Penitenciario agravando las condiciones de detención de los jóvenes. Lo mismo ocurre en otros Centros Cerrados ubicados en la ciudad de La Plata. Así, lejos de cumplir con los estándares internacionales aplicables al sistema penal juvenil en nuestra provincia, y de adecuar las instituciones con sus prácticas a los postulados de las leyes 13.298 y 13.634 como a las directivas de la Convención Internacional de los Derechos del Niño y a la Ley 26.061 de Protección Integral de los Derechos del Niño en la Argentina, se reproduce un circuito carcelario que se asemeja al de adultos.

Este asesinato es el punto máximo de una serie de irregularidades. No es una casualidad, hay una responsabilidad política gubernamental en cómo manejar este tipo de instituciones. Venimos denunciando la superpoblación, el hacinamiento,las diferentes formas de violencias y torturas que se ejercen sobre los jóvenes, las gravísimas condiciones de detención, y la falta de recursos.

Ya desde el año 2014 durante el gobierno de Daniel Scioli y a raíz de la declaración de la emergencia en Seguridad se cedió la mitad del Centro Cerrado de Virrey del Pino al Servicio Penitenciario y se creó una Alcaldía. Con esta medida comenzó un vaciamiento institucional, creció el número de jóvenes de 40 a 60, sacaron todos los talleres y los pibes se quedaron sin actividades. Lxs trabajadores denunciaron que comenzaba a producirse un avance del SPB y que esto iba a impactar negativamente sobre las condiciones de vida de los jóvenes alojados en el centro cerrado. Las autoridades provinciales desoyeron todas las advertencias y pedidos. Incluso hubo informes críticos desde la Comisión Provincial por la Memoria, se presentó un Habeas Corpus, y desde ATE se hicieron denuncias, pedidos y declaraciones en los medios. Ni la gestión anterior ni la actual bajo el gobierno de María Eugenia Vidal escucharon las críticas y las propuestas.

Lejos de solucionar las problemáticas crecientes, con el aumento de facas, la inactividad de los jóvenes y las atribuciones que comenzaron a arrogarse desde el SPB por encima del sistema de niñez, la nueva dirección del Centro Cerrado Virrey del Pino decidió hacer una reorganización de los jóvenes bajo condiciones que no estaban dadas, según denuncian lxs propios trabajadorxs. Son también lxs propios trabajadorxs que vienen exigiendo talleres y más personal, teniendo en cuenta que hoy las guardias se cubren con 5 o 6 asistentes de minoridad, necesitando al menos 10 personas capacitadas para llevar adelante la tarea. El equipo técnico del centro está compuesto sólo por una psicóloga y una trabajadora social, haciendo falta al menos 5 profesionales más que puedan abordar las situaciones de los jóvenes y los conflictos que se suscitan dentro de la institución. Pero en el Organismo Provincial de Niñez hay 400 vacantes de ingreso frenadas por “falta de presupuesto” en el área.

Una propuesta política acorde a la normativa provincial, nacional e internacional, de recursos concretos y materiales y de más trabajadores es el piso mínimo de condiciones que debieran asegurarse para evitar tal desenlace.

Para dimensionar algunas de las históricas deudas, mencionamos el accionar irrespetuoso y de violación de los ddhh, se han presentado situaciones graves de salud e irreversibles por no asegurarse la atención oportuna y apropiada, y otras muertes todas ellas evitables, debido a las gravosas condiciones de detención. Los jóvenes deben autolesionarse para ser escuchados, se les obstaculiza el contacto familiar al no contar con linea telefónica, consumen agua contaminada con materia fecal, no cuentan con luminaria en sus celdas, acceden solo dos veces por semana a la escuela y la alimentación es escasa en calidad y variedad nutricional, entre otras condiciones inhumanas y degradantes. Lo más grave, es que no hay sanción a los responsables políticos de esas situaciones.

Es preocupante. Al tiempo que crece el discurso punitivo por parte del gobierno y de algunos medios masivos, avanzar con la propuesta de bajar la edad de punibilidad, como única salida a los problemas sociales (infantilización de la pobreza) no solo es ineficaz e injusto sino que por el contrario profundiza la desigualdad y avanza en la estigmatización de quienes habitan en nuestras barriadas mas pobres adjudicándoles ser los responsables del delito para justificar luego el accionar policial.

No al avance de la política punitiva

Vemos con preocupación que existe una prioridad hacia la política de represión, con mayor acción policial. Existe un abandono del estado social y avance del Estado punitivo. Cada vez mayor tiempo de permanencia de nuestros jóvenes en las cárceles de pibes sin el debido proceso. De casi 700 jóvenes encarcelados en la provincia de Buenos Aires, cerca del 60% está sin condena, eso significa que “está por las dudas”.

Los dos fenómenos que se observan son los de prisionalización y extensión en los años de condena. Se observa que para jóvenes que van a juicio se les extienden cada vez más la cantidad de años a diferencia de la lucha por el monto mínimo de pena. Al mismo tiempo, las condiciones de detención son inhumanas, generan tortura, son sometidos a un régimen de vida militar. Incluso, existen pibes que desde los 13 años están poblando los centros de contención en la provincia de Buenos Aires. Volvemos a remarcar que los dispositivos de encierro para jóvenes en la provincia funcionan sin recursos, con falta de infraestructura, en malas condiciones al tiempo que continúa un avance de atribuciones de la policía en los dispositivos, con la incorporación de cámaras de seguridad y del personal del SPB como señalamos anteriormente.

En concreto, hay un aumento de la tasa de prisionización de pibes en el país y nuestra provincia no es la excepción, tenemos más jóvenes en cárceles y las condiciones no se modificaron, lo que produce un sobre cupo. Hay pibes durmiendo en el piso en la mayoría de los dispositivos del OPNyA.

€Desde el Foro volvemos a decir que la solución no es la creación de más cárceles, ni de mas policías en las calles, sino seguir luchado por políticas de promoción y protección de derechos. En este marco, continuamos con la Campaña No a la Baja para seguir visibilizando esta situación y logra incidir en la agenda pública. Es una bandera irrenunciable, los problemas sociales no se resuelven con el sistema penal.

El sistema Penal no resocializa. El sistema penal no contiene. Hoy el Sistema penal mata a nuestros jóvenes. No a la Baja. Fuera el Servicio Penitenciario de los Institutos de Menores. Plena aplicación del Sistema de promoción y protección de Derechos del Niño. Más presupuesto para políticas de niñez en provincia de Buenos Aires. Que la muerte de Federico se investigue y se condene fundamentalmente a los responsables políticos. Basta de impunidad!

Foro por la Niñez

Publicado en:Noticias

Artículos recientes

¡Marcar y compartir!

Publique un comentario

Enviar comentario

© 2018 Foro por los Derechos de la Niñez, la Adolescencia y la Juventud. Puede distribuir la información citando la fuente.. XHTML / CSS Valid.
Proudly designed by Theme Junkie.